Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
16 octubre 2010 6 16 /10 /octubre /2010 17:20

Taller que impartí, organizado por el excmo. Ayuntamiento de Altea, dentro del Marco de Colaboración con la Plataforma "Neighbourhood Watch in Spain" (Vecinos Cooperando) y tamíén publicado en la Red.

 

http://www.librospdf.net/ver-pdf.php?n=QUÉ HACER ANTE UN ACCIDENTE DE TRÁFICO.&url=http://www.ayuntamientoaltea.es/documentos/611.pdf

 

 

 

QUÉ HACER ANTE UN ACCIDENTE DE TRÁFICO

 

 

  • CONSIDERACIONES PREVIAS

 

¿QUÉ ES UN ACCIDENTE DE TRÁFICO?

 

    Para la Organización Mundial de la Salud, el accidente de tráfico es “un suceso fortuito del que resultó una lesión reconocible”. Si embargo, para mí, basándome en Stannard Baker (The Traffic Institute, Northwestern University, Evanston, Illinois. 1957), podemos hacer uso de una concepción más análoga y compleja, ya que el accidente de tráfico se define “como un suceso eventual, producido como consecuencia o en ocasión del tráfico en el que interviene alguna unidad del mismo y en el que, como resultado de éste, se producen muertes o lesiones en las personas, o daños en las cosas”.

 

    Los accidentes de tráfico tienen diferentes escalas de gravedad, el más grave se considera aquel del que resultan víctimas mortales, bajando la escala de gravedad cuando hay heridos graves y/o heridos leves, y el que origina daños materiales a los vehículos afectados.

 

    Siempre hay una causa desencadenante que produce un accidente, que se puede agravar de forma considerable si por él resultan afectadas otras personas, además de la persona que lo desencadena.

 

    Asimismo, un accidente puede verse agravado si no se ha hecho uso adecuado de los medios preventivos que no lo evitan pero reducirían su gravedad. Por ejemplo, no llevar ajustado el cinturón de seguridad o no llevar puesto el casco si se conduce una motocicleta.

 

    Este trabajo está basado en la T.E.A. (Teoría de la Evolución del Accidente), la cual consiste en 3 elementos fundamentales:

 

  1. El tiempo: durante el cual se produce el desarrollo del accidente. El tiempo debe ser reconstruido secuencialmente a base de momentos en los que las personas que intervienen han obrado de una determinada forma. Es el investigador quien ha de averiguar si lo han hecho o no, y si lo han hecho, de qué manera.
  2.  El espacio: que sería el tramo de vía en el que se produce el accidente. En dicho espacio existirán determinados lugares y “áreas”, en las que los hechos se producen y, dentro de ellas, determinados puntos, a lugares en donde será posible situar acciones concretas que constituirán la base fundamental para la reconstrucción de accidentes.
  3. La posición: estaría formada por el conjunto de un “momento”, es decir, el tiempo en el que el hombre ha debido actuar de una determinada manera y lo ha hecho o no, y un punto, como espacio físico donde situar acciones concretas. La unión o la serie de varias posiciones dará lugar a una ‘fase” del accidente. Varias fases conformarán, integrarán o se producirán un área y la unión de todas ellas nos dará la zona o lugar del accidente.

 

 

 

  • CONCEPTOS GENERALES

 

1  LA INVESTIGACIÓN DEL ACCIDENTE

 

    La investigación de un accidente de tráfico a un nivel singular debe centrarse en el análisis y la consecución de las respuestas a las preguntas¿ Quién?, ¿Cuándo?, ¿Cómo?,¿ Dónde? y ¿Por qué?.

 

1.1   ¿Quién?. Es importante saber quien conducía un determinado vehículo en los momentos posteriores a la ocurrencia de un accidente de tráfico. Ello a tenor de la averiguación del mismo, sus causas y lo que es más importante, cómo se pudo haber evitado.

1.2    ¿Cuándo?. Al razonar sobre esta respuesta, debemos no complacernos tan solo en la hora del hecho, sino a factores más puntuales que inciden directamente en ese hecho como la transición al cambio de estación, ya que pasamos de frío a calor o viceversa y en muchas ocasiones, estos cambios influyen negativamente en las personas o algún evento trascendental en la vida de las personas, como puede ser, la retransmisión de por ejemplo en la televisión de unas olimpiadas, lo que lleva a las telespectadores a ver la televisión hasta altas horas de la madrugada, con la consiguiente carencia de horas de sueño que el cuerpo humano necesita para poder llevar una vida eficaz y saludable.

1.3   ¿Cómo?. La determinación del “como” nos llevará a incluir el accidente dentro de una categoría y a poder explicar las interacciones y los impactos que ha recibido cada uno de los vehículos involucrados y de quién o qué lo ha recibido. La importancia del análisis de la forma en que se produce el accidente es vital para la posterior investigación.

1.4  ¿Donde?. La determinación y el estudio del lugar del accidente es de suma importancia, ya que hay que analizar las características del lugar en el que ocurren los hechos, la visibilidad, el tipo de vía, las condiciones meteorológicas, etc.

1.5  ¿Por qué?. Ésta es a todas luces, la pregunta más importante que nos hemos de hacer, cuando somos partícipes de un accidente de circulación, ya que es aquí donde analizaremos en conjunto el resto de preguntas que nos hacemos, es decir, el “quién”, el “cuando”, el “cómo” y e “dónde”. En síntesis, es aquí donde se determinan las causas del accidente, para su posterior estudio y averiguación de los hechos, lo cual es una utilidad de gran ayuda para otros profesionales de la Seguridad Vial.

 

    2. FACTORES INFLUYENTES EN LA OCURRENCIA DE LOS ACCIDENTES

 

    En la siniestralidad por accidentes de circulación, siempre actúan como mínimo, tres factores para su desarrollo y estos son: el hombre, el vehículo y la vía.

 

2.1  EL HOMBRE.

 

    El hombre como protagonista en el fenómeno de la circulación puede actuar así mismo, como:

- Conductor: Persona que maneja los mecanismos de dirección o va al mando de un vehículo.

- Peatón: Persona que sin ser conductor, transita a pie por vías o terrenos a los que se refiere el artículo 2 de la ley de tráfico.

- Pasajero, viajero u ocupante: Persona/s que es/son transportada/s u ocupa una plaza en el interior de un vehículo.

- Titular del vehículo: Persona a cuyo nombre figura inscrito el vehículo en el Registro Oficial correspondiente.

 

    Hay que tener en cuenta que en general, en la inmensa mayoría de los accidentes de tráfico hay una actuación humana errónea, por lo que habría que estudiar por parte de las administraciones el conocimiento del origen de esos errores o fallos humanos. Entre los más normales que suelen aparecer en los accidentes, están:

 

 CAUSAS FÍSICAS O SOMÁTICAS:

 

- Alteraciones orgánicas transitorias (proceso gripal, catarro, etc).

- Alteraciones o defectos orgánicos permanentes (problemas  de corazón, enfermedad crónica, etc).

- Insuficiencias motoras.

- Insuficiencias sensitivas.

 

 CAUSAS PSÍQUICAS:

 

- Falta de conocimiento o atención.

- Actitudes antisociales o peligrosas.

- Enfermedades mentales.

- Inestabilidad emocional o conflictos personales.

- Toxicomanías y alcoholismo.

- Sueños, cansancio, rutina, etc.

    Dentro de estas causas, hay que destacar, como hemos comentado anteriormente, que los factores humanos son la causa del mayor porcentaje de accidentes de tránsito. Pueden convertirse en agravantes a la culpabilidad del conductor causante, dependiendo de la legislación de tráfico o relacionada de cada país.

  • Conducir bajo los efectos del alcohol (mayor causalidad de accidentes), medicinas y estupefacientes.
  • Realizar maniobras imprudentes y de omisión por parte del conductor:
    • Efectuar adelantamientos en lugares prohibidos (Choque frontal muy grave).
    • Hacer caso omiso a un semáforo en rojo, desobedecer las señales de tránsito.
    • Circular por el carril contrario (en una curva o en un cambio de rasante).
    • Conducir a exceso de velocidad (produciendo vuelcos, salida del automóvil de la carretera, derrapes).
    • Usar inadecuadamente el sistema de alumbrado del vehículo, especialmente en la noche.
  • Peatones que cruzan por lugares inadecuados, juegan en carreteras, lanzan objetos resbaladizos al carril de circulación (aceites, piedras).

2.2  EL VEHÍCULO.

 

    Según el Reglamento General de Circulación (RD 2822/1998, de 23 de diciembre), el vehículo es “el artefacto o aparato apto para circular por las vías y terrenos a que se refiere esta ley”. Dentro de esta definición, podremos encontrar una serie de conceptos diferentes de vehículos, que si bien, no se va a profundizar en cada uno de ellos, si que observo conveniente nombrarlos y pueden ser: Ciclos, bicicletas (para funcionar requieren del esfuerzo muscular de su conductor), ciclomotores, motocicletas, tranvías, tractores, turismos, camiones, autobuses, etc.

    El vehículo desde su creación a la época actual ha ido evolucionando de una manera espectacular, variando entre sus modelos por caracterizarse entre unos y otros con relación extras/precio, ofreciendo en la actualidad un gran abanico de posibilidades al alcance de cualquier bolsillo, especialmente en lo relativo a los extras que se integran en la seguridad, tanto activa (compuesta por aquellos elementos que ejercen su función mientras el vehículo está circulando y pueden ser manejados a voluntad del conductor y cuya función esencial es evitar el accidente), como pasiva (elementos que sólo desarrollan su función en el momento del accidente, contribuyendo a paliar las consecuencias lesivas del mismo), si bien contra más caro sea el vehículo, más sistemas de seguridad activa y pasiva poseerán.

 

2.3  LA VÍA.

 

    En líneas generales, la vía es el camino por donde vehículos y personas transitan.

    Teniendo en cuenta las que nos interesan, pueden ser vía para vehículos a motor, para ciclos y/o bicicletas, para personas o las férreas para trenes y/o tranvías.

    Desde el punto de vista más técnico, la vía es el elemento material más fijo o perenne, ya que su construcción o modificación requiere periodos largos de tiempo y fuertes inversiones económicas. Las mejoras en las carreteras simplifican la tarea de los conductores y aumentan la seguridad.

    Se puede decir que la infraestructura de la carretera comprende las obras necesarias para conseguir una explanada definitiva como son las explanaciones, obras de fábrica, túneles, elementos de drenaje y otros elementos accesorios. Sobre la explanada se apoya el firme y por último todos los elementos de señalización, balizamiento, iluminación y protección. Las carreteras son obras lineales en las cuales predomina una dimensión sobre las otras dos.

    Dentro del factor vía, consideramos además las condiciones de su entorno que le afectan de forma fundamental (climatológicas, temporales, etc.).

    Desde el punto de vista de la investigación de accidentes, dentro del factor vía, se debe estudiar y considerar principalmente:

- El trazado de la vía.

- La clase del firme.

- Las características de la vía.

- La señalización.

 

FACTOR CLIMATOLÓGICO Y OTROS:

    No hay que olvidarse que estas circunstancias también pueden desencadenar en un accidente de tráfico

  • Niebla, nieve, lluvia intensa, derrumbes, zonas inestables, hundimientos.
  • Semáforo que funciona incorrectamente, calzadas en mal estado, etc

   

 

 

 

    3. TIPOLOGÍA DE LOS ACCIDENTES DE TRÁFICO

 

    Los accidentes de circulación dependiendo de la forma en que se hayan producido

y en concreto, según los puntos de contacto entre los vehículos, tienen por definición, los siguientes términos:

 

    COLISIONES:

 

    Se denomina colisión a la interacción entre dos o más vehículos en movimiento.

    Dependiendo del ángulo de incidencia entre ellos y de su posición relativa, podemos diferenciar entre: Colisión frontal, colisión frontal central, colisión frontal excéntrica, colisión frontal angular, colisión por embestida que a su vez por el ángulo de incidencia podemos distinguir entre: Colisión por embestida perpendicular o colisión por embestida oblicua.

    Dependiendo de la zona de impacto, podemos a la vez diferenciar entre colisión anterior, media o posterior.

    A su vez, dependiendo del lateral sobre el que incide el vehículo, podemos hablar de embestida derecha o izquierda.

 

    COLISIONES REFLEJAS:

 

    En ciertas ocasiones, un vehículo impacto dos o más veces contra otro, pero la segunda y/o sucesivas colisiones son producto de la primera, como consecuencia de la/s trayectoria/s post colisión de los vehículos. A las colisiones que se producen en trayectorias post-colisión las denominamos colisiones reflejas.

 

   COLISIONES POR ALCANCE:

 

    En este tipo de impactos, un vehículo actúa sobre la parte trasera de otro, con todo o parte de su frontal.  

 

 

 COLISIONES POR RASPADO:

 

    Este tipo de colisión se caracteriza porque el impacto se produce entre los laterales de los vehículos. Podemos distinguir dos tipos:

  • Colisión por raspado positivo: Cuando los vehículos circulan en sentidos contrarios.
  • Colisión por raspado negativo: Cuando los vehículos circulan en el mismo sentido.

 

    COLISIONES MÚLTIPLES O EN CARAVANA:

 

    Este tipo de accidente también es muy característico de la ciudad o de sus proximidades y es habitual en los lugares donde se producen aglomeraciones o retenciones de tráfico.

 

    EL CHOQUE:

 

    El choque, por definición, implica el impacto de un vehículo en movimiento con cualquier otro obstáculo ( no animal ) existente en la calzada o en sus proximidades.

 

    LA SALIDA DE VÍA:

 

    Podemos definir la salida de vía como la circulación del vehículo fuera de los límites de la calzada. Puede ser salida por la izquierda, por la derecha y a su vez con precipitación o no.

 

    EL VUELCO:

 

    Hablamos de vuelco cuando el turismo gira alrededor de su eje longitudinal o transversal dejando de conectar con el suelo, pudiendo ser: Vuelco de tonel o vuelco de campana (1/4, 2/4, 3/4  o vuelta entera).

 

 

 

 

 

4. ¿ESTAMOS OBLIGADOS A ACTUAR ANTE UN ACCIDENTE DE TRÁFICO?

 

    Ante esta situación, existen diferentes vertientes:

 

  1. Somos ocasionantes del accidente
  2. Somos testigos del hecho y no somos capaces de ofrecer ayuda activa.
  3. Somos testigos del hecho y abandonamos el lugar, sin hacer nada al respecto.

 

    Todos tenemos la obligación legal y jurídica de socorrer a los ocupantes del vehículo siniestrado. Esta obligación se puede extrapolar a casi cualquier situación, siempre y cuando esto no entrañe riesgos para el sujeto.

 

 

    De hecho, según el vigente Código Penal español de 1995, aprobado por L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, esta castigado penalmente, el que:

 

  • No socorriere a una persona que se halle desamparada y en peligro manifiesto y grave, cuando pudiere hacerlo sin riesgo propio ni de terceros.
  • El que, impedido de prestar socorro, no demande con urgencia auxilio ajeno.
  • Si la víctima lo fuere por accidente ocasionado fortuitamente por el que omitió el auxilio, existe una pena y si el accidente se debiere a imprudencia, la pena es superior.

 

    Con lo cual,  debemos sacar la siguiente conclusión:

 

    Siempre debemos intervenir ante un accidente de circulación, siempre y cuando el mal  que se pretende  evitar no sea mayor al mal causado. Para ello, no es imprescindible, ser miembro de las fuerzas y cuerpos de seguridad, personal sanitario, de rescate, protección civil o análogo, sino que basta con que seamos una persona no impedida testigo del hecho y la ayuda, no entrañe peligro alguno para nuestra integridad, en cuyo caso, una simple llamada a lo servicios de emergencia sería una forma de auxilio

 

 

 

  1. QUÉ HACER ANTE LA OCURRENCIA DE UN ACCIDENTE DE TRÁFICO

 

    En primer lugar alertar al C.C.E. (Centro de Coordinación de Emergencias) al teléfono 112 o a los teléfonos que conozcamos de Policía Local (Altea, 965845511) o Guardia Civil (Altea, 965840525), según si el accidente se ha producido en vía urbana o interurbana, para facilitar todos los datos que ellos soliciten. Si es preciso actuar, es imprescindible seguir una serie de consejos. Estos son algunos de ellos:

 

  • Llevar puesto el chaleco reflectante.
  • Estacionar el vehículo como mínimo a quince metros del siniestro con fácil acceso y donde no obstaculice la circulación. Mejor hacerlo sobrepasado el accidente, para que los desplazamientos hacia el mismo sean en sentido contrario al de la circulación.
  • Colocar señales de peligro entre cincuenta y ciento cincuenta metros.
  • Prestar atención en la escena a los letreros e indicaciones de productos tóxicos que podemos encontrar (en el caso de que en el accidente intervengan camiones cisterna).
  • Apagar el motor de los vehículos accidentados y desconectaremos la batería si no han llegado los cuerpos de seguridad.

 

    SI EN EL ACCIDENTE DE TRÁFICO HAY LLAMAS, LOS CONSEJOS SON:

  • Estacionar el vehículo a una distancia superior a 50 metros.
  • La aproximación se realizará en la dirección del viento y lateralmente a la columna de humo.
  • En caso de vehículo incendiado, no debe abrirse el capó y quitar el tapón del tanque de la gasolina para evitar la explosión.
  • Si se utiliza un extintor hay que dirigir el chorro a la base de las llamas.

    EN CASO DE AUXILIO A VÍCTIMAS

    Según la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), una de las situaciones que más se puede repetir, es la víctima de accidente de circulación con trauma grave. En este caso, el ciudadano o profesional debe saber que toda persona que sufre un trauma grave tiene una lesión cervical hasta que no se demuestre lo contrario. Algo que, según los expertos, debe ser tenido en cuenta al acercarse a la persona lesionada hasta que llegue el dispositivo sanitario, ya que sólo en el hospital se descartará definitivamente la lesión cervical.

    Otro factor clave en la movilización de posibles heridos es evitar que tenga obstruida la vía aérea. De hecho, la causa más frecuente de muerte evitable en los traumatismos graves es la obstrucción de la vía aérea producida por el deslizamiento hacia atrás de la lengua, cuando existe una disminución del nivel de conciencia y el paciente se encuentra tumbado hacia arriba. Se abre la vía aérea realizando la maniobra frente-mentón. A este respecto los médicos subrayan que debe suponerse que una persona inconsciente presenta una obstrucción de la vía aérea por caída de la lengua y obstrucción de la faringe. Cuando está garantizada la entrada de aire, el siguiente paso es comprobar que el paciente respira. Si hubiera una situación de parada cardiorrespiratoria se debe proceder de inmediato con la reanimación cardiopulmonar (RCP).  

    La causa más frecuente de mal estado circulatorio es la perdida de volumen sanguíneo por hemorragia interna o externa. En caso de hemorragia externa, la semFYC aconseja identificar los puntos sangrantes y aplicar compresión directa local. Es muy importante prevenir y evitar la hipotermia, tapando y calentando al accidentado, ya que la hipotermia puede producir un importante deterioro del estado circulatorio. Otros pasos fundamentales en el manejo de estos pacientes es comprobar si se encuentra consciente y controlar la hipotermia, ya que ésta última empeora su estado. Por eso se aconseja taparle con ropa para evitar que se enfríe.

    En los heridos graves la población general no debe realizar ninguna maniobra de movilización; en estos casos, el ciudadano debe controlar que no muevan el cuello, tranquilizar al paciente y pedir ayuda aportando la mayor cantidad de datos posible.

   Si las circunstancias obligan a movilizar y trasladar al paciente, debe hacerse como si éste fuera un solo bloque de cabeza-tronco-extremidades. A tener en cuenta una serie de riesgos físicos.

 

 

    Las normas básicas para la prevención de lesiones en columna y articulaciones son:

·         Aproximarse al máximo al peso a levantar manteniendo los codos pegados al cuerpo, el peso se eleva con las palmas.

·         Flexionar las rodillas y agacharse en vez de doblar la columna para levantar un peso; la columna debe permanecer en posición vertical. 

·         Si se moviliza un paciente entre varias personas los movimientos han de estar coordinados y dirigidos por un líder.

·         De pie separar las piernas adelantando la derecha.

·         Con la carga nunca efectuar giros de cadera o rodilla, mover el pie delantero para ello.

PAUTAS A SEGUIR POR ORDEN CRONOLÓGICO:

              I.    En primer lugar todas las medidas de autoprotección (nuestra propia integridad) y de protección a los afectados.

            II.    El conductor, deberá situar el vehículo en un lugar seguro, estacionándolo en el lugar más adecuado, SIN ESTORBAR y SEÑALIZADO (mantener encendidas las luces de emergencia).

           III.    Si desea prestar auxilio, estaciónese fuera de la vía o en el acotamiento. En caso de usar la vía, deberá estacionarse alejado 25 m del lugar del incidente.

          IV.    Si ya existe personal especializado, contactaremos con ellos para ver si requieren apoyo e integrarse si es necesario.

            V.    Si nuestro vehículo es el primero en llegar, haremos seguro el lugar, consultaremos a los testigos acerca del incidente y procederemos así:

IMPORTANTE:

          VI.    Mantener encendida la señalización de emergencia.

         VII.    Colocar a unos 150 mts. en ambos sentidos los triángulos reflectantes de peligro de nuestro vehículo o pedir apoyo para situar a 150 mts. en ambos sentidos y avisen a los conductores que se aproximan para que reduzcan o detengan su marcha.

        VIII.    Desconectar la batería de los vehículos implicados en el accidente.

          IX.    Inmovilizar y asegurar el vehículo siniestrado en caso de que se encuentre inestable.

            X.    Comprobar el posible derrame de gasolina y aceite, señalizando su existencia. Pedir colaboración a los transeúntes para que los cubran con tierra o arena.

          XI.    No fumar ni permitir que se haga, en las proximidades del accidente.

         XII.    En caso de que sea de noche, utilizar la linterna del vehículo, iluminar la zona con los focos del vehículo, o pedir que los otros conductores la iluminen con sus vehículos.

        XIII.    En caso de niebla, extremar la protección, la señalización y la iluminación.

       XIV.    Si existe fuego en los vehículos y no se encuentran los bomberos en el lugar, tratar de apagar el mismo por medio del extintor de polvo de nuestro vehículo.

SIGUIENTES PASOS:

        XV.    Ahora que hemos tomado un rápido contacto con la situación indicaremos que, sin demora, se solicite ayuda para que lleguen los servicios de apoyo necesarios.

       XVI.    La atención a los lesionados, igual que las otras fases de la intervención, deberá realizarse sin precipitación y de forma metódica, utilizando todo el tiempo necesario de forma que NUNCA se pase a la siguiente fase sin la seguridad de que la estabilización del lesionado es la correcta y no perjudicará su estado durante el traslado.

      XVII.    Generalmente, esta fase deberá ser realizada por personal capacitado.

    XVIII.    Si hay más de un herido, no dejarse influenciar por el que más grite o por la edad o aspecto de las víctimas. Puede que el que esté más ensangrentado no sea el más grave.

       XIX.    No se moverán a los accidentados a menos que corra peligro su vida por causa de incendio o explosión del vehículo siniestrado. Sólo se moverán cuando estemos seguros de sus lesiones y tengamos los medios apropiados para ello.

        XX.    Si se movilizan heridos, recabar información sobre el Centro Médico al que se dirigen para informar posteriormente a las autoridades.

       XXI.    En los heridos graves debe controlarse periódicamente el pulso y la respiración. Nos ayudará para conocer su evolución, sobre todo si se sospechan lesiones internas.

      XXII.    En el caso de personas atrapadas y si no existe la presencia de bomberos o equipos especializados, es mejor no tratar de acceder a ellos si no se cuenta con los medios de rescate.

    XXIII.    Preguntar a los acompañantes o víctimas conscientes el número de personas que viajaban con ellos, los nombres y las edades. Todo ello nos sirve para establecer una relación entre el número real de personas implicadas y las atendidas y el grado de lucidez o confusión mental del accidentado.

    XXIV.    Asegurarse de no dejar ningún herido por atender, para ello revisar los alrededores y mirar en el interior del vehículo.

     XXV.    Si es posible, determinar a que vehículo corresponde cada víctima y la condición que ostenta respecto a él (conductor, acompañante, pasajero, etc.)

    XXVI.    Informar, en los casos necesarios, a los equipos asistenciales y autoridades acerca de las labores que se han realizado o se están desarrollando se realizaron durante el arribo de ellos.

  XXVII.    No movilizar ni trasladar a los ya fallecidos sin orden expresa de la Autoridad Competente.

    Aunque observado el extenso catálogo de actuaciones que se pueden o deben (según su caso), realizar, esto nos puede resultar una labor imposible, lo que tenemos que tener en cuenta tras la ocurrencia de un accidente, es:

1.    Mantener medidas de autoprotección

2.    Señalizar

3.    Avisar

 

 

    Para finalizar, se informa de la unión de diferentes anexos interesantes que apoyan lo dicho hasta ahora y se detallan unos enlaces de interés.

Recomiendo:

http://www.semanasalud.ua.es/semana_2/gui_dgt.htm

http://www.ctv.es/USERS/sos/pauxmenu.htm

http://www.semfyc.es/es/

http://webintras.uv.es/c/inves/index.htm

http://pantha-rei.blogspot.com/

 

Estadísticas de accidentes por la DGT:

http://www.dgt.es/portal/es/seguridad_vial/estadistica/

 

 

 

GRACIAS POR LA ATENCIÓN PRESTADA Y ESPERO QUE LES HAYA RESULTADO ÚTIL Y DE INTERÉS

 

 

  Jesús Disla Álvarez, 2007

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by jedipol.over-blog.es - en Útil
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de jedipol.over-blog.es
  • El blog de jedipol.over-blog.es
  • : Este es mi blog. La finalidad de su existencia, está basada en el afán de compartir información y experiencias con quien desee leer los artículos. Así mismo, queda abierta la posibilidad de ir introduciendo información útil, para aquellos amigos profesionales que se puedan beneficiar de cierta de esa información. Yo mismo, lo que pretendo es seguir avanzando en la formación, avance y reciclaje, de cara a la vida. Juntos, aprenderemos a ser mejores personas.
  • Contacto

Recherche

Liens